lunes, 28 de marzo de 2016

Scottish female pixie "Oighrig Thousandkisses" / Pixie escocesa "Oighrig Milbesos"

You´re not that wrong if you suspect Oighrig could use some concoction, ointment, or even botox remedy to get those so characteristic lips. Actually it has a rational explanation if somewhat bizarre:




It happened when Oighrig was nothing more than a small breeding goblin, very curious and restless, as usual in these creatures. Everything started one spring morning when the girl had only 286 moons and she was following in the most innocent way a little bumblebee as it was collecting nectar from the most beautiful flowers in the scottish countryside.Oighrig followed the bumblebee through the remotest places until she found the bee´s hive located on top of a giant oak tree in the middle of nowhere. Oighrig rose to cup curious to find out to where the drone was going. Well then did so, and put his tiny head by the entrance of the hive suddenly a little bee went out to her step which gave a death scare to the child. Oighrig stumbled back stumbling with a branch, tried to hold on to a green leaf that still had a few drops of morning dew and her small hands slided ... Oighrig fall all the way down with such luck (or misfortune) that landed right in the center of a good clump of nettles and thistles.



She remained trapped there for at least three days and nights, until a handsome long red braids goblin named Olghar passed by while playing to ride beetles and heard her cries for help.

Since then both sworn eternal love to each other and the lips of the small Oighrig got swollen forever by the effect of the nettle´s plant poison. Olghar never worried about it since his wife's kisses became from that moment unforgettable.

--------------------------------------------------------------

ESP: No andas mal encaminad@ si sospechas que Oighrig ha podido utilizar algún brebaje, ungüento, remedio o incluso botox para conseguir esos labios tan característicos. En realidad tiene una explicación racional aunque un tanto rocambolesca:
Ocurrió cuando Oighrig no era más que una pequeña cría goblin, muy muy curiosa e intranquila, como suele ser habitual en estas criaturas. Una mañana de primavera cuando la chiquilla contaba con tan sólo 286 lunas fue siguiendo de la manera más inocente a un pequeño abejorro mientras éste libaba néctar de las más hermosas flores en la campiña escocesa, así Oighrig siguió al abejorro por los más recónditos parajes hasta su colmena situada en la cima de un gigantesco roble en medio de la nada. Oighrig ascendió hasta la copa curiosa por averiguar hacia donde se dirigía el zángano. Bien pues así lo hizo, y al meter su diminuta cabecilla por la entrada de la colmena de pronto una pequeña abeja salió a su paso lo que dió un susto de muerte a la pequeña. Oighrig trastabilló hacia atrás tropezando con una rama, intentó agarrarse a una hoja que aún tenía algunas gotas del rocío de la mañana y sus pequeñas manitas resbalaron... Oighrig calló al vacío, con tal suerte ( o desgracia) que fue a caer justo en el centro de un buen matojo de ortigas y cardos. Permaneció allí atrapada durante al menos 3 días, hasta que un apuesto duendecillo de largas trenzas pelirrojas llamado Olghar pasó por allí mientras jugaba a cabalgar escarabajos y escuchó sus gritos de socorro.



Desde ese momento ambos se juraron amor y los labios de la pequeña Oighrig quedaron hinchados para siempre por el efecto del veneno y urticaria de la ortiga. A Olghar nunca le preocupó puesto que los besos de su esposa son desde aquel momento, inolvidables.