Sobre mí

¿ Y qué pinto yo en todo esto ?


Moisés es mi nombre de gente grande como ellos dicen, Espino mi primer apellido. Nada tendría de especial si no fuese por mi extraña obsesión por los monstruos, criaturas feéricas y seres míticos que pueblan las leyendas, los cuentos de las abuelas y nuestras añoradas fantasías infantiles. Bueno, eso y tal vez una más que portentosa capacidad para olvidarme de fechas, cumpleaños y citas importantes.

Ya desde mi nacimiento allá por 1981 hasta el día de hoy, creo... mis pacientes padres supieron que algo no iba bien con su pequeño. La caída accidental a un pequeño riachuelo (suficientemente profundo para que una hormiga pudiese ahogarse en él) cuando tan sólo contaba con 4 años de edad pudo ser el detonante de mi "peculiar" relación con los seres del mundo invisible, ya que fue una de estas criaturas (una ondina llamada Melora) quien me ayudó a salir de aquel charco para ranas. Si, para mí fue toda una azaña digna de un trabajo de Hércules o de alguna epopeya apócrifa del gran Gilgamesh.

A partir de aquel momento fue difícil verme jugando al fútbol con mis compañeros, en su lugar pasaba las horas recorriendo caminos y bosques pocos transitados en busca de la compañía de la gente diminuta, lo que me valió más de un "cariñoso" apelativo por parte de mis amigos y compis de clase.
El arte de Brian y Wendy Froud, Alan Lee, y películas como Labyrinth, Cristal Oscuro o Legend no ayudaron demasiado a olvidar el tema, por lo que mi extravagante afición fue creciendo exponencialmente.

Cuando ya conté con un número "decente" de pelillos en mi barba decidí estudiar cine de animación que compaginaba con mi pasión principal que era modelar y esculpir "monstruitos" en plastilina y diferentes masillas y pastas. Hasta ahora no cuento con estudios "oficiales" de arte por lo que he ido desarrollando mi pasión un poco freestyle y de modo auto-didacta ( vale, ellos me han ido ayudando un pelín en éste tema ).

Después la vida me llevó por muchos vericuetos... olvidando ( nunca completamente ) a los Fae. Las responsabilidades, el mundo que gira inexorable y la inercia de una sociedad maquiavélicamente retorcida desvió mi camino de aquellas criaturitas tan monas ( siempre que no les de por arrancarte el dedo del pie de un bocado).
Pero por azar o designios del destino " los diminutos" han vuelto a mi vida y me han instado a prometerles algo. El trato es el siguiente. Ellos quieren que en ningún hogar humano falte un Fae y están dispuestos a cooperar con nosotros para que volvamos de una vez por todas a tener una conexión tan fuerte y profunda como tuvimos antaño. Eso sí, he de advertirte algo... ahora soy prisionero en el reino Goblin y me temo que no me dejarán marchar hasta cumplir el pacto (tranquil@, no me tratan demasiado mal teniendo en cuenta la legendaria hospitalidad goblin ).

Desde cavernas profundas nace GoblinsLab, un lugar donde podrás re-encontrar esa conexión con el Mundo tras el velo de la bruma, asombrarte con los especímenes más raros y exóticos de la fauna feérica y pasar un rato agradable con estas siempre asombrosas criaturas.
Adopta a cualquiera de los seres fantásticos que cuido en mi taller y no te arrepentirás... estarás colaborando en la ardua, pero maravillosa tarea, de traer de nuevo la magia al mundo.

Ellos te están esperando, ¿estás preparad@?.